Día Mundial del Folklore y el Día del Folklore Argentino

Ago 22, 2019

La Unesco declaró el 22 de agosto como el Día Mundial del Folklore en homenaje al creador de ese vocablo William Thoms y en recuerdo a aquel día de 1846, cuando el arqueólogo británico publicó en la revista londinense “Atheneum” una carta en la que por primera vez usó el término “Folklore”. Etimológicamente la palabra deriva de “folk” (pueblo, gente, raza) y de “lore” (saber, ciencia) y se designa con ese término el “saber popular”.

La fecha coincide en Argentina con el nacimiento de Juan Bautista Ambrosetti (1865-1917), reconocido como el “padre de la ciencia folklórica”.

El emblema que representa a los folkloristas argentinos -elegido por el Primer Congreso Nacional del Folklore (1948)- es el árbol. Las escasas hojas representan la juventud primaveral de la ciencia. Las palomas, la unión de lo material con lo espiritual en la amplitud del folklore. El tronco y ramas están envueltas con una banda que dice: Qué y cómo el pueblo piensa, siente, imagina y obra. Este emblema fue ideado por Rafael Jijena Sánchez.

De acuerdo a las zonas, el folklore tiene sus particularidades, existe, por ejemplo, el folklore correntino o guaraní, propio de Corrientes, norte de Entre Ríos, litoral del Chaco, Formosa y Misiones. El cuyano, que es de San Juan, Mendoza, San Luis y parte de La Rioja; el folklore pampeano en Buenos Aires, La Pampa y sur de Córdoba y Santa Fe. El folklore norteño, que agrupa los cantos y danzas originarios de Santiago del Estero, norte de Córdoba y Santa Fe, y parte de Tucumán. Y el andino o salteño, que se desarrolla en Salta, Jujuy, La Rioja, norte de Tucumán y Catamarca.