Una estudiante de la UNViMe salvó la vida de un niño

Actuó en la vía pública aplicando sus conocimientos de RCP y Primeros Auxilios. Se trata de la alumna Julieta González, quien cursa materias de segundo y tercer año de la carrera Licenciatura en Kinesiología y Fisiatría de la UNViMe y es activa militante de una agrupación política estudiantil.

El hecho ocurrió el jueves 26 aproximadamente a las 16,30 hs. Julieta salió de clase de consulta del Complejo Áulico de calle España y se dirigió caminando hacia su domicilio, por León Guillet. Aproximadamente a cinco cuadras de plaza Pedernera ve que “una chica sale gritando desesperada de una casa, llevando a un niño colgado de los pies, que lo sacudía y pedía ayuda. Se había tragado una moneda de 2 pesos y le costaba respirar”.

“En ese momento tiré mis cosas, equipo de mate, celular, me saqué los zapatos y salí corriendo. Le saco al nene de las manos, me inclino y lo coloco boca abajo y comienzo a golpear su espalda. Pero no reaccionaba”.

Recordó que cuando tomó al niño en sus brazos estaba pálido, pero a los pocos segundos “estaba morado a negro y no despedía la moneda. Ya no estaba respirando”.

Viendo que no daban resultado los golpes en la espalda, lo dio vuelta y tras colocarlo sobre sus piernas introdujo su mano en la boca y logró extraer la moneda. “De pronto el niño hizo una última inspiración y quedó inmóvil. En ese momento me acordé de todos los cursos que he hecho en la UNViMe, de RCP, Primeros Auxilios… en tres años hice un montón, incluso hace cuatro meses un simposio de Medicina en San Luis. Entonces le hice dos boca a boca (respiración artificial) y veo que el niño vuelve a respirar y se larga a llorar, entonces lo reincorporo y lo siento”.

Recuerda que hasta ese momento la mamá del niño no había dejado de gritar, llorar e insultarla, muy nerviosa, presa de un estado de desesperación al ver que su hijo no reaccionaba.

Después la mamá lo abrazó y le agradeció emocionada. En ese momento la hermana de Julieta la llamó por teléfono, por lo que le recomendó a la mujer que le diera agua al niño, y se fue hacia su domicilio. Más tarde, al trascender el agradecimiento de la señora, sus propios compañeros de la UNViMe comenzaron a llamarla para saber si era ella la que había protagonizado la heroica acción. Los únicos datos que se saben de esta mujer es que se llama Florencia Medina (Flor Medina), es de Buenos Aires y estaba de visita en la casa de un familiar.

Por último, Julieta reconoce que cuando hizo cada uno de los cursos de capacitación nunca pensó que algún día tendría que intervenir en un hecho puntual. “No, al contrario. Al último que asistí de RCP cuando estaba haciendo respiración boca a boca me decían que estaba desarmando al muñeco (de simulación), en ese momento lo tomás como algo gracioso”, se ríe.

Pasado este episodio con final feliz, agradece a la universidad por todos los cursos y aconseja “que toda la comunidad universitaria y la sociedad en general se capacite y realice cursos de primeros auxilios y Reanimación Cardiopulmonar, para poder salvar vidas. A partir de este hecho me puse a investigar y averigüé que una de las principales causas de muerte de niños es por asfixia, por eso la importancia de que todos conozcamos cómo reaccionar, porque en esos casos uno tiene apenas 4 o 5 minutos para actuar”.

Julieta vive con su hermana hace 3 años en Villa Mercedes. Es oriunda de la localidad de Berrotarán (Córdoba). Es una agradecida de haber tenido esos conocimientos que le permitieron salvar la vida de un niño.

Confiesa en la intimidad que en un momento pensó en lo que le decía siempre su padre, fallecido hace cuatro años: “El éxito es vencer el miedo a fracasar”.

Nota: (El próximo lunes 30/07 Radio UNViMe, en su frecuencia 87.9, emitirá en los programas de la mañana una entrevista exclusiva con Julieta, relatando su extraordinaria experiencia)

Prensa Institucional UNViMe 27/07/2018


Imágenes